¿Quieres vivir una experiencia turística diferente? ¿Aprender, disfrutar, comer y catar? La Ruta del Vino de la Manchuela es una de las opciones más recientes que se dibuja sobre el territorio español. Sé uno de los primeros en conocer las grandes bondades de la enogastronomía de la Manchuela y conocer este paraje completamente hermoso.

La Ruta del Vino de la Manchuela ha preparado para los turistas una serie de actividades que buscan vincular los rasgos naturales de la región con la actividad del vino. Para ello disponen de una serie de propuestas enogastronómicas, que serán reforzadas, a través de eventos, actividades específicas, paquetes promocionales, formación cultural y demás elementos que destaquen la importancia del vino y la naturaleza para la Manchuela.

Los ríos Júcar y Cabriel y todos los espacios naturales de la Ruta del Vino de la Manchuela se convierten en cómplices perfectos para disfrutar de días de relajación, aprendizaje y cata de los más exquisitos vinos producidos en esta región. Recorrerás la geografía de Albacete y Cuenca, dos provincias muy importantes de la Comunidad de Castilla La Mancha, que cuentan con una infraestructura turística muy desarrollada.

En la provincia de Cuenca hay regiones como El Herrumblar, Graja de la Iniesta, Iniesta, Minglanilla, Villagaría del Llano, Villanueva de la Jara y Villarta. Todos estos pueblos ponen a disposición de los turistas, variadas opciones que incluyen alojamientos, bodegas, restaurantes y espacios naturales que servirán de complemento a esta Ruta del Vino de la Manchuela.

 De igual forma la provincia de Albacete activa su infraestructura turística a lo largo de localidades como Alborea, Alcalá del Júcar, Carcelén, Casa de Juan Núñez, Casa Ibáñez, Cenizate, Fuentealbilla, Jorquera, Mahora y Villamalea. Todos estos pueblos, que forman parte de la Ruta del Vino de la Manchuela, son dignos de visitar para conocer el carácter emprendedor y trabajador de cada uno de sus habitantes, que tienen en sus genes los rasgos manchegos, pero que, culturalmente, tienen una especial aproximación al mediterráneo.

Algo fundamental en la Ruta del Vino de la Manchuela tiene que ver con el proceso de elaboración del vino, por ello, tanto Albacete como Cuenca disponen de reconocidas bodegas como Villavid, Moratalla, la Finca Carril Cruzado, Uci, Nuestra Señora de las Estrellas, Cooperativa San Isidro, La Cepa de Pelayo, Florentino Pérez, Vega Tolosa, Andrés Iniesta, Finca el Molar, San Antonio Abad Fuentealbilla, San Antonio Abad Villamalea y las bodegas Vitivinos.

Todas las bodegas arriba mencionadas han preparado un proceso pedagógico con el que el turista podrá aprender un poco más sobre la cultura vitinivícola y los procesos de elaboración de los vinos de este noble región que se abre paso en este competitivo mundo con su Ruta del Vino de la Manchuela. Además lo hará en medio de un entorno agradable con todos los servicios turísticos satisfactoriamente cubiertos.

Incluir la Ruta del Vino de la Manchuela como una opción turística viene muy bien, si lo que deseas es desconectar de las grandes ciudades y entrar en sintonía con la naturaleza. La Manchuela se dibuja como un excelente plan para disfrutar, conocer, aprender y catar, por qué no, los mejores vinos de la región. Las opciones de alojamientos, bodegas y demás propuestas de ocio están a la orden del día para todo aquel que opte por ir a conocer esta especial ruta llena de historia, color, entretenimiento, y sobre todo, vinos de alta calidad.

Lánzate a la aventura en La Manchuela